carrito  

No hay productos

0.00€ Transporte
Total 0.00€

carrito Confirmar

Opciones es | €
  • es

+34 953 670 517

 

La Almazara

 

Almazara San Pablo S.L. se encuentra situada en Bailén, en el punto kilométrico 294,5 de la antigua N-IV Madrid-Cádiz. Bailén se caracteriza por poseer y disfrutar de un nudo de comunicaciones de fácil acceso a través de la autovía de Andalucía y las carreteras N-322 de Córdoba a Valencia y la N-323 de Bailén a Motril.

 

 


Ver mapa más grande

 

Almazara San Pablo S.L. cuenta en sus instalaciones con la más avanzada tecnología y la maquinaria más moderna que existe hoy en día en el sector. 

Nuestra almazara cuenta con dos líneas de producción independientes, una ecológica y otra convencional. El sistema de producción de nuestro aceite de oliva virgen extra sigue los más estrictos controles de calidad y trazabilidad. 

 

La calidad de nuestros aceites comienza en el campo, llevando un control del olivar y cuidando el olivo durante todo el año, para así conseguir obtener un fruto sano, del que poder extraer el auténtico zumo de aceituna.

 

La recolección de la aceituna se realiza en el mes de octubre – noviembre cuando el fruto presenta las condiciones óptimas de maduración para obtener el mejor aceite de oliva virgen extra.

Seguidamente es transportado a la almazara para proceder a  limpiarlo y retirarle cualquier hoja y rama que llevase consigo, en el  patio de recepción.   

 

Una vez preparada la aceituna, se realiza la molienda para obtener la pasta que será batida en las termobatidoras a una temperatura no superior a los 25ºC durante aproximadamente una hora,  proporcionando un rendimiento limitado en el volumen de aceite obtenido, pero destacable en cuanto a la singularidad y complejidad de su perfil organoléptico.

 

Posteriormente mediante la centrífuga horizontal se obtiene el aceite separando los distintos componentes de la pasta anterior, por un lado sale el aceite y por otro la parte sólida (alperujo). A este sistema de extracción se le denomina continuo de dos fases.

 

Por último los aceites son clasificados según su calidad y almacenados en la bodega de la almazara, en depósitos de acero inoxidable inertizados con nitrógeno, para mantener todas sus propiedades químico y organolépticas,  preparados para envasarlos y comercializarlos.