Comprar aceite de oliva virgen extra sin filtrar, o lo que es lo mismo, el aceite en rama, al contrario de lo que mucha gente es propensa a creer, no es más sano ni conserva mejor las propiedades del zumo de la aceituna. En el siguiente artículo trataremos de explicarlo.

El aceite de oliva virgen extra sin filtrar conserva algunos sólidos en suspensión y pequeñas cantidades de agua procedentes de la aceituna, que le otorgan de una apariencia más turbia, formando posos, y que lo hacen más propenso a la oxidación y con ello al rápido deterioro. 

Muchas veces el consumidor suele pensar que un aceite sin filtrar es más saludable y que conserva mejor sus propiedades, pero desconocen que el proceso de filtrado otorga al aceite de las mismas propiedades, ya que solo elimina las impurezas y la humedad, logrando mantener inalterables sus propiedades a medio y largo plazo. El aceite de oliva virgen extra sin filtrar, por el contrario, es más susceptible a deteriorarse y a perder su calidad y sus propiedades originales pues al fin y al cabo, es un aceite “no terminado”.

¿Entonces a qué se debe la reciente moda de comprar aceite de oliva virgen extra sin filtrar?

Pues realmente no es más que una estrategia de marketing, por el mero hecho de etiquetar algo como “puro” el consumidor que desconoce los procesos del aceite, entiende que es mejor, simple y llanamente, cuando lo único que quiere decir en este caso es que se ha suprimido el último paso, el del filtrado, y se ha procedido directamente a su embotellamiento, siendo totalmente falso que su calidad sea por ello superior, la calidad será la misma, solo que su aspecto será más turbio, será más sensible a la luz solar y se deteriorará mucho antes que un aceite debidamente filtrado, pues el aceite sin filtrar resulta mucho más sensible a la aparición de defectos organolépticos, produciendo con ello a medio plazo, una mala sensación en boca. 

¿Qué ventajas tiene entonces comprar aceite de oliva virgen extra sin filtrar?

Pues realmente ninguna, salvo a nivel estético que se presenta como un aceite más turbio y eso puede llevar al consumidor a asociarlo engañosamente como un producto más natural. 

En resumen, el proceso de filtrado prolonga las buenas condiciones del aceite, manteniéndolo mucho más tiempo en un estado óptimo de consumo sin afectar a ninguna de sus propiedades originales.

aceite oliva virgen sin filtrar

Comentarios (0)

No hay comentarios

Nuevo comentario

Estás respondiendo a un comentario

Producto añadido a la lista de deseos
Producto añadido para comparar.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.